• +652 356 692
  • info@hapkidoandalucia.com

Sobre Nosotros

Hola, déjanos hablarte un poco acerca de nuestra visión del Hapkido:

Nosotros tenemos muy claro que el Hapkido es, al igual que el flamenco, el Budismo, la cultura o el Blues,: patrimonio de la humanidad. Por más que pueda parecer lo contrario, Hapkido no es de nadie, ninguna organización puede ni debe auto-proclamarse «guardián» del Hapkido.
El progreso de este Arte Marcial, está en manos de quienes callan y entrenan; de quienes conocen y comparten, de aquellos que se arriesgan y buscan los «porque».

Nuestra organización, la «International Hapkido Alliance», tiene sedes en varios países. En el Sur de España, somos varias las escuelas que divulgamos el Hapkido.Nuestra forma de verlo, comprende una amplia visión de lo que es en realidad un completo Arte Marcial, de este modo, estamos inmersos en un complejo y eficaz proyecto educativo/formativo que llega ya a cientos de personas en nuestra área. El programa técnico, no es más que un vehículo para transmitir una extensa rama de asignaturas que hacen que los alumnos sean maestros y viceversa de manera constante, contribuyendo así a verter en el conjunto de la sociedad, cada vez más personas disciplinadas y con valores.

La filosofía Taoísta es una de las vertientes de pensamiento que más huella deja en la propia razón de ser del Hapkido. El Taoísmo nos habla entre otras cosas de las “energías complementarias”: “Yang-Hum” en coreano. Sabemos diferenciar la noche porque llega el día, y viceversa. Algo está bien porque conocemos el mal; lo frágil existe porque también existe lo fuerte… De este modo, el devenir del mundo y de los seres que lo integramos, está sujeto a una absoluta ley de cambio, implacable, ineludible. En nuestra escuela de Hapkido, nuestros alumnos estudian esta parte de la filosofía oriental a diario y eso les sirve, entre otras muchas cosas, para hacerse más conscientes de la realidad actual que les rodea y, por tanto, tienen la posibilidad de permanecer más atentos ante todo aquello que puede interferir o condicionar su propio desarrollo como seres.

​Entendiendo esto, es fácil entender también porque en nuestra escuela estamos pendientes de la gente que está “al otro lado de la balanza”. Por eso, siempre tenemos algún proyecto solidario entre nuestras actividades y, por eso también, cuidamos de la naturaleza desde nuestra importante parcela.Si estás leyendo esto desde cualquier punto del planeta, te invitamos a que emprendas alguna actividad colaborativa. No por quedar bien con los demás, sino porque es lo mejor para todos y, desde luego, para tu alma!! Nosotros colaboramos con la Fundación “Carpio Pérez” que trabaja en Tanzania, te copiamos un enlace por si quieres contactar con ellos para ayudarles. Si lo prefieres, escríbenos a nosotros directamente y te informamos.

​Colaboramos también con “Greenpeace” porque creemos en su lucha.Recogemos juguetes nuevos y usados y los entregamos en Febrero o Marzo, cuando ya está más lejos el llamado “espíritu navideño”. También hacemos actos solidarios y recogemos alimentos para familias con pocos recursos y apoyamos proyectos de otras entidades.Aquí podrás ver algunas de esas actividades en fotografía y vídeo.

Nuestro Gran Equipo

Combinando lo mejor de cada uno de nosotros.

José Luis Rueda CastañoMaestro Instructor 4º Dam

J.L. Rueda Castaño. Investigador y divulgador incansable de todo lo que concierne al Hapkido. Ha viajado por medio mundo ofreciendo seminarios y charlas; al tiempo que habla de sus tres libros y comparte lo que para él es más que una filosofía de vida. Hapkido, tal y como el lo defiende y define, forma parte de una serie de posesiones que el ser humano tiene a su merced para mejorar las sociedades. No en vano, muestra con claridad y constancia, todas las virtudes que su proyecto de Hapkido tiene como vehículo educativo.

Eloy Rodríguez RubioInstructor 2º Dan

Eloy Rodríguez Rubio imparte clases en tres escuelas diferentes dese hace años. Con gran experiencia ya en sus espaldas, trabaja duro de manera continua para ofrecer siempre lo mejor a sus alumnos, que ya se cuentan por cientos.